MERCADO EXTERNO –

INDICE

Indice…………………………………………………………………..….2

Introducción………………………………………………………………3

Mercado Externo…………………………………………………………4

Causas Que lo Originaron en la Época de los 80……………..5, 6 y 7

Internacionalización………………………………………………………8

Proceso de internacionalización…………………………………………9

Características mas Distintivas de Este Mecanismo……………..…10

Refinerías y Participación de PDVSA a nivel Global……….….11 y 12

CITGO……………………………………………………………….13 y 14

Beneficios de la Internacionalización…………………………….15 y 16

Alianzas con el Mercado Internacional……………………………..…17

Pactos Petroleros Creados por El Gobierno……………………18 y 19

Asociaciones con Otras Refinerías……………………………………20

Criticas del Gobierno a la Internacionalización……………………….21

Venta de Ruhr Oil…………………………………………………….….22

Conclusión………………………………………………………………..23

Introducción

La Internacionalización es “la política de inversiones en el extranjero de la Industria Petrolera Nacional, orientada a la integración vertical con las actividades de refinación, distribución y mercadeo en los países consumidores”.  Esta política se sustenta “en la necesidad de maximizar ingresos y minimizar riesgos”, y busca “asegurar mercados estables a largo plazo para nuestra producción mediante la aplicación de mecanismos comerciales atractivos que nos garanticen llegar hasta el consumidor final”.  De acuerdo a la visión comercial de PDVSA, “el principal riesgo que debe afrontarse es el de perder los mercados y, precisamente, la internacionalización persigue el objetivo básico inmediato de resolver este problema prioritariamente”.

Las empresas petroleras dedican importantes inversiones a la refinación para sacar mayor provecho y obtener mayores recursos con la venta de sus derivados, Petróleos de Venezuela.

El programa de internacionalización arrancó hacia finales de 1982, con el establecimiento de una empresa mancomunada en Alemania – Ruhr Öl – en sociedad con la Veba Öl (compañía en la cual el gobierno alemán todavía conservaba una importante participación accionaria).  Esta adquisición se realizó bajo los auspicios de un gobierno COPEYANO, en  la administración Herrera Campíns.  La victoria de AD en las elecciones de 1983, aunada al altísimo costo de la operación y a la revelación de que los precios implícitos de los suministros de Ruhr eran muy inferiores a los precios oficiales venezolanos, llevaron al gobierno Lusinchi a ordenar la suspensión del programa.  Esta suspensión dio al traste con algunas negociaciones que ya tenían un alto grado de avance, pero no interrumpió el programa por completo. El marcado deterioro del mercado petrolero de 1985 en adelante nuevamente colocó al programa de internacionalización en el centro de la estrategia petrolera tanto de PDVSA como del gobierno venezolano.

MERCADO EXTERNO

Conjunto de Transacciones Comerciales Internacionales que incluyen el total de las importaciones y exportaciones de bienes, servicios y capital, que se realizan.

El mercado externo constituye un elemento importante en la economía de un país ya que permite el ingreso de divisas al Fisco Nacional por concepto de impuestos a las exportaciones.

Nuestro país se denomina monoproductor, a pesar de que se producen y exportan otros productos sin embargo, la economía depende en gran parte de la renta petrolera y los ingresos dependerán de las fluctuaciones de precios en el mercado internacional

Image

causas que originaron el proceso de intenacionalizacion en la epoca de los 80

En 1.929 Venezuela se convierte en el segundo mayor productor petrolero después de Estados Unidos.

En 1.939 Estalla la Segunda Guerra Mundial y nuestro país adquiere una importancia geopolítica relevante. Se ha dicho que Venezuela aportó cerca del 60% de la demanda de las fuerzas aliadas, con lo que se transformó en un factor fundamental en la derrota de los ejércitos de Hitler

En 1.943 Standard Oil New Jersey y Shell aceptan los nuevos términos venezolanos, mediante los cuales los beneficios de la industria petrolera se repartirían por igual (Proporción 50:50) entre el Estado y las concesionarias, multiplicando por seis los ingresos petroleros de la nación. En 1.943 se aprobó la nueva Ley de Hidrocarburos y con ella se renuevan, por 40 años, las concesiones petroleras existentes. El país entra en una etapa de crecimiento febril. En un lapso asombrosamente corto alcanzamos lo que a otras naciones les había tomado siglos El Producto Territorial Bruto pasa a ser, uno de los de mayor crecimiento en el mundo entero. Y todo esto se venía logrando barril a barril.

En 1.958 Para proteger a la industria petrolera estadounidense ante los crecientes suministros de petróleo barato proveniente de Arabia Saudita y otros países del Medio Oriente importados por los socios de Aramco, el Presidente Dwight D. Eisenhower impone una cuota de importación. El resultado es una sobreoferta crónica fuera de los Estados Unidos, bajas continuas en los precios y creciente descontento entre los países exportadores, especialmente en Venezuela y Arabia Saudita.

En 1.959 Para mantener la cuota de mercado luego de la imposición de cuotas de importación por parte de Estados Unidos, British Petroleum reduce su precio de venta y con él los ingresos de los gobiernos productores. Las otras grandes petroleras siguen su ejemplo.

En 1.958, la política petrolera de Venezuela experimenta un cambio importante. En aquel momento creíamos que el volumen de reservas probadas de petróleo era de 17 mil millones de barriles, y que al ritmo de producción de la época alcanzarían para unos 16 años. Ante esa realidad, nuestra diligencia política anuncia que las concesiones no serían renovadas, e incluso se habló de anular las otorgadas durante los últimos años de la dictadura.

Si el petróleo duraría tan poco tiempo, era lógico procurar el máximo provecho posible de tan escasas reservas, A nadie escapaba que la meta era nacionalizarlo en la primera oportunidad. Las empresas transnacionales no tardaron en reaccionar. Las inversiones en exploración se paralizaron.

En 1.960 Nuevos recortes en los precios aplicados por Standard Oil New Jersey provocan que Arabia Saudita, bajo Abdullah Tariki, y Venezuela, bajo Pérez Alfonso, a crear la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Otros miembros fundadores fueron IránIrak y Kuwait. En 1.960 Se crea la Corporación Venezolana de Petróleo, la cual jugó un importante papel en el proceso de nacionalización, como la única empresa estatal petrolera en los últimos años de la etapa concesionaria.

Las refinerías sólo generaban, productos de menor valor, pues tenía poco sentido invertir en bienes que pronto se iban a revertir a la  Nación.  El fin era producir más petróleo. Interés que las empresas compartían con los gobiernos de la naciente democracia, enfrentados a su vez a una difícil situación económica. Durante esos años lo más importante era la renta que pudiese extraérsele a cada barril.

En 1.973 Ocurre lo que se conoce como el “Primer Shock Petrolero”. La OPEP aumenta el precio de venta de su crudo marcador Arabian Light en 70%, llevándolo a 5,11 dólares el barril, y sus miembros comenzaron a reducir su producción en apoyo a los egipcios y los sirios en su guerra con Israel. Se instrumenta el racionamiento en casi todos los países occidentales. En el recién creado mercado spot, los precios se sitúan alrededor de los 20 dólares el barril. Para finales de año, el precio de venta del Arab Light está en 11,65 dólares el barril.

En 1.974 Las 18 naciones más industrializadas del mundo forman la Agencia Internacional de Energía (AIE), con el objetivo de coordinar sus estrategias ante el alza de los precios por parte de la OPEP.

En 1.976 Venezuela nacionaliza las concesiones de Shell, Exxon y otros inversionistas extranjeros, fusionándolas en Petróleos de Venezuela SA (PDVSA).

En 1.973 Estalla la guerra del Yom Kipur y se produce el embargo petrolero árabe. El precio del barril de petróleo se incrementó sustancialmente. En el caso venezolano pasa de 2 a 12 US dólares. El gobierno aprovecha la inmensa afluencia de recursos y decide nacionalizar la industria petrolera. A partir del 1 de enero de 1.976 el control del petróleo venezolano es asumido por PDVSA. Se realizan grandes inversiones para modernizar nuestras obsoletas refinerías y modificar los patrones de refinación, con el fin de aumentar el valor del barril de petróleo procesado en las mismas.

En 1.982 Como la oferta petrolera supera la demanda y Arabia Saudita se niega a desempeñar el papel de “proveedor a turnos”, la OPEP fija sus primeras cuotas de producción. A menudo violadas y causa de eterno enfrentamiento entre sus miembros, sin embargo brindan cierta estabilidad al mercado petrolero en los siguientes cuatro años.

En 1.985 A fin de conservar su cuota de mercado, Saudi-Aramco introduce el precio netback”, garantizándoles a los compradores un margen sustancial sin importar cuál sea el precio al cual vendan los productos refinados a partir del petróleo Saudita.

En 1.986 Bajo el peso de la sobreproducción del petróleo “netback” por miembros de la OPEP, los precios descienden de 28 a 10 dólares el barril, causando lo que se llama el “Segundo Shock Petrolero”. Posteriormente Arabia Saudita retira su política, estabilizándose los mercados mundiales en 15 dólares el barril.

En 1.993 Ecuador, uno de los miembros más pequeños de la OPEP y el único socio latinoamericano de Venezuela en el cartel, abandona al grupo de productores, que ahora cuenta con 11 miembros activos y uno inactivo (Irak).

En 1.996 La reciente ronda de licitaciones en Venezuela marca el ingreso de los inversionistas extranjeros al sector petrolero nacional por primera vez en 20 años. Este cambio en la política es parte de un plan por 60 millardos de dólares para aumentar la capacidad de la producción petrolera del país a casi 5,7 millones de b/d para el año 2.005 y garantizar una cuota mayor en la creciente demanda internacional de petróleo

En 2.000 Segunda cumbre OPEP en Caracas, los miembros acordaron ajustar la producción para mantener el precio del barril en una banda oscilatoria entre 22 US$ y 28 US$ el barril.

Internacionalización

El programa de Internacionalización a finales de 1982, con el establecimiento de una empresa mancomunada con Veba Oel en Alemania. Esto se realizó en el gobierno de Luis Herrera Campíns. El gobierno de su sucesor, Jaime Lusinchi, ordenó la suspensión del programa en 1984, debido a que percibía su costo como muy elevado y sus beneficios como demasiado inciertos. Sin embargo, el deterioro del mercado petrolero a partir de 1985, dio nuevo ímpetu al programa de internacionalización. En 1986, PDVSA adquirió una participación accionaria en 5 refinerías localizadas en Estados Unidos, Suecia y Bélgica, y arrendó la refinería de Curazao del gobierno de las Antillas Neerlandesas, incrementando con esto su capacidad de refinación fuera de Venezuela en casi 600 MBD. A partir de entonces, 10 refinerías adicionales han pasado a formar parte del programa, el cual ahora abarca 19 refinerías localizadas en Estados Unidos, las Antillas Neerlandesas, las Islas Vírgenes Americanas, Alemania, Suecia, Bélgica y el Reino Unido. En la actualidad, la capacidad de refinación a disposición de PDVSA fuera de Venezuela es cercana a los 2 MMBD. La compañía también posee un par de terminales de almacenamiento en el Caribe, y sus filiales en Estados Unidos y Alemania se cuentan entre los más importantes vendedores de gasolina y otros combustibles automotores a nivel del consumidor final en esos grandes centros de consumo.

Image

PROCESO DE INTERNALIZACION

 

En 1981, un famoso estudio sobre la conducta de las empresas petroleras integradas en Canadá concluyó que es solamente gracias a “la existencia de mercados abiertos que se puede saber cuando los precios de transferencia son excesivos”.

PDVSA tuvo ocasión de constatar lo atinado de esta observación en 1983.  En ese año, mediante unos sencillos cálculos, Rafael Guevara pudo demostrar que los precios de los crudos venezolanos que se estaban enviando a Ruhr eran muy inferiores (2 USD/B en promedio) a los precios oficiales para segregaciones comerciales de calidad comparable. El escándalo que esto suscitó contribuyó decisivamente para que el presidente Lusinchi decretara la suspensión del programa.  A finales de 1985, el deterioro del mercado petrolero sirvió a PDVSA para convencer al gobierno de que la internacionalización ofrecía la única salvaguarda posible para las exportaciones de crudo del país (a partir de entonces, el gobierno aceptó la “necesidad” de colocar cuando menos la mitad de las exportaciones venezolanas de crudo en instalaciones controladas por PDVSA).  El gobierno venezolano también tuvo que aceptar que PDVSA necesitaría una mayor flexibilidad comercial para hacer frente a la nueva dinámica del mercado petrolero.  De acuerdo a Sosa Pietri, para cumplir este requerimiento pero al mismo tiempo “evitar más enfrentamientos en materia de precios, se establece entre PDVSA y el Ministerio de Energía y Minas un mecanismo flexible para su fijación.  Éstos los propuso PDVSA sobre una base diaria. El Ministerio los revisa e impartirá su aprobación

 LA CARACTERISTICA MAS DISTINTIVA DE ESTE MECANISMO:

 Es que el precio que cada cliente paga por un cargamento depende de una gran cantidad de factores: su situación en el momento en que lo negoció, la premura que tuviera PDVSA por colocarlo, la situación del mercado en general y de productos de especialidad, etc.  Gracias a este mecanismo, es normal que dos cargamentos del mismo crudo que se levanten el mismo día se facturen a precios distintos

DIFICULTADES:

Esto contribuye a hacer abrumadora la carga de trabajo que pesa sobre una autoridad fiscalizadora que de por sí tiene las manos llenas gracias a la abundancia de segregaciones comerciales venezolanas

Gracias a la forma opaca en que PDVSA vende los cargamentos que no se mueven por canales integrados, ha sido posible para la compañía incrementar la rentabilidad de sus refinerías mediante precios de transferencia fuertemente descontados (utilizando flujos que de otras manera habrían ido a parar al fisco venezolano).  En este esquema, las actividades de mercadeo de gasolina juegan un papel fundamental, ya que son el elemento que mantiene constante el flujo constante de crudo descontado a través de las refinerías de PDVSA.

 

REFINERIAS Y PARTICIPACION DE PDVSA A NIVEL GLOBAL

Además de estas instalaciones, PDVSA es propietaria de refinerías ubicadas en islas del Caribe como Cuba, Jamaica y Curazao en las que cuenta con 49% de participación, esta ultima llamada refinería. La Isla se ha incorporado mediante un contrato de arrendamiento con el gobierno de Curazao, También existen refinerías en EEUU, donde PDVSA es dueña de 100% de CITGO, así como de otras plantas en la que la petrolera tiene 50% de participación. En territorio estadounidense existen seis refinerías; cuatro en Alemania y otras cuatro distribuidas entre Suecia, Escocia e Inglaterra.

            La capacidad de refinación del país, para el cierre de 2008, según cifras de PDVSA, es de 3.035 millones de barriles, además de estas infraestructuras, PDVSA cuenta con varios proyectos a largo plazo para la construcción de nuevas plantas dentro y fuera del país, iniciativa que requiere de grandes inversiones. Los proyectos internacionales de inversión de Petróleos de Venezuela (PDVSA) se ampliarán con su participación en la construcción de una refinería en Siria, en la que además irá en asociación con los gobiernos de Irán y Malasia.  Esta planta forma parte de 12 proyectos contemplados en el Plan de Refinación en el exterior que prevé la petrolera estatal venezolana.  La refinería tendrá capacidad para procesar unos 140 mil barriles diarios de petróleo.  De este total, PDVSA enviará 42 mil barriles de crudo diarios, mientras que Irán destinará 28 mil barriles y Siria 70 mil barriles diarios, por un período inicial de 25 años.  El director general del Establecimiento Público de Refinerías en Siria, ingeniero Nour Eddin Al-Majlouf, destacó que el desarrollo del proyecto obedece, en gran medida, a las buenas relaciones entre Venezuela y Siria, Para la construcción de la refinería en las cercanías de la ciudad de Homs, en el centro de Siria, se prevé que PDVSA aporte 33% de la inversión requerida, mientras que Irán y Malasia aportarán 26% cada uno y Siria 15% restante. Sin embargo, el funcionario no reporta el costo total del proyecto, que implicará un mayor esfuerzo de PDVSA.

            Según el informe de gestión de PDVSA correspondiente al 2008, la estatal prevé también en asociación con gobiernos la construcción de refinerías en Nicaragua, Dominica, Matanzas (Cuba), Haití, Brasil, Ecuador, Paraguay, además de tres en China y otra en Vietnam. 

Image

Image

Image

CITGO

Citgo Petroleum Corporation (o de Citgo) es una Refinería ubicada en los  Estados Unidos , propiedad de Venezuela , donde se realizan actividades de  transporte y comercialización de combustibles, lubricantes, productos petroquímicos y otros productos industriales. La compañía pertenece a PDV America, Inc., una subsidiaria indirecta de propiedad total de Petróleos de Venezuela, SA , la compañía petrolera nacional de Venezuela. La compañía tiene su sede en el Corredor de la Energía área de Houston , en Texas .

 

 

REFINERIAS EN ESTADOS UNIDOS

 

La República Bolivariana de Venezuela  posee la totalidad de las acciones de la empresa, que se encuentra adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Energía y Petróleo, sus acciones no pueden ser vendidas a particulares. No obstante, la empresa puede asociarse y entregar concesiones para la prestación de cualquier servicio relacionado con sus productos.

Hasta 1999, PDVSA -a través de sus empresas filiales- tenía el monopolio de la venta, mercadeo y transporte de todo producto y derivado petrolero. Ese año, en el marco de la entonces llamada “apertura petrolera”, se permitió que otras empresas como Shell, BP o Texaco entraran a comercializar dichos productos aunque ajustados a ciertas limitaciones, como el control por decreto del precio de venta de la gasolina, control que aún continúa -independientemente del precio internacional de mercado- resultando en un precio de 0,097 bolívares fuertes (equivalente a 0,045 dólares) y 0,07 bolívares fuertes (0,032 USD) por litro de gasolina de 95 y 91octanos, respectivamente, siendo el producto más barato expendido en Venezuela y uno de los precios más bajos -sino el más bajo- para mercadeo de la gasolina en el mundo. En 2005, dejó de producir para su mercado interno la gasolina con tetraetilo de plomo, a fin de cumplir con exigencias ambientales modernas. En materia de utilidades netas y ganancias, PDVSA se colocó en 2007 en la octava posición en el escalafón mundial, al registrar un balance de 6.273 millones de dólares, 15% más que en 2006. Más abajo se ubicaron PEMEX, con 4.287 millones y ECOPETROL con 2.800 millones.

Entre sus mayores activos internacionales está la empresa Citgo, en los Estados Unidos de América, de la cual es propietaria en un 100%; la Ruhr Oil en Alemania, de la cual posee un 50% de acciones y la empresa Nynäs Petroleum en Suecia, en la cual tiene participación a partes iguales con la empresa petrolera de FinlandiaNeste Corporation.

La estatal posee además -a través de Citgo- ocho refinerías en Estados Unidos, la de Corpus Christi, en Houston, en Illinois, en Nueva Jersey, en Sweeny, en Lousiana, y Savannah, en Georgia. La capacidad de refinación en suelo norteamericano es de aproximadamente 1,12 millones de barriles diarios. En Europa, la capacidad supera los 252.000 barriles diarios -a través de la empresa filial Nynäs- con las refinerías de Nynasshamn en Suecia y Antwerp en Bélgica, así como de las ubicadas en el Reino Unido. Son 608.000 barriles diarios los producidos por las refinerías ubicadas en el Caribe. En agosto del 2009, PDVSA adquiere el 20% de sus acciones con la empresa canadiense, Enbridge siendo la mayor filial empresa junto con Citgo. En mayo de 2010 Pdvsa además adquirió por 133,4 millones de dólares el 49% de la única refineria de República Dominicana, conocida como Refidomsa.

BENEFICIOS DE LA INTERNACIONALIZACION

La adquisición de activos de refinación, almacenamiento y mercadeo al detal fuera de Venezuela ha significado para PDVSA un total de 4,380 MMUSD en costos de adquisición directos entre 1983 y 2002, incluyendo un total de 250 MMUSD por concepto de los pagos asociados al arrendamiento de la refinería de Curazao. Cuando a esta cifra se le suman 1,590 MMUSD en aportaciones patrimoniales que PDVSA ha hecho a sus filiales en Estados Unidos y los 502 MMUSD en gasto de inversión que PDVSA ha destinado a Refinería Isla durante este mismo período, se llega a un gran total de 6,480 MMUSD. Esto equivale a un desembolso bruto de 1.27 USD por cada uno de los 5,070 millones de barriles de crudo venezolano que PDVSA ha enviado a proceso a refinerías de su propiedad entre 1983 y 2002 inclusive.

Desde un punto de vista conceptual, los desembolsos brutos no son el mejor indicador del costo real de la internacionalización, ya que no toman en cuenta la reducción de costos que supondría la captación por parte de PDVSA de flujos monetarios enviados por sus filiales en el exterior. Sin embargo, cuando se incorpora este elemento a los cálculos se puede ver que, en la práctica, no hay diferencias apreciables entre los desembolsos brutos y netos asociados al programa. Esto se debe a que PDVSA ha permitido que sus filiales retengan (con propósitos de reinversión) prácticamente la totalidad de los flujos de caja generados por sus operaciones, y nunca ha buscado su repatriación a Venezuela a través de la declaración de dividendos.

La política de dividendos que ha caracterizado al programa de internacionalización se ha justificado en términos de complicaciones de doble tributación. Debido a que Venezuela y Estados Unidos (el país donde se encuentran la mayoría de los activos comprendidos en el programa de internacionalización) no suscribieron un tratado de doble tributación sino hasta fechas muy recientes, siempre se ha dicho que PDVSA tuvo que optar por la alternativa de reinvertir ganancias retenidas para evitar el pago de impuestos de retención sobre dividendos declarados por sus filiales en ese país. Así se 6

ha explicado el hecho de que en repetidas ocasiones PDVSA haya adoptado medidas para limitar la capacidad de sus filiales en el exterior para declarar dividendos, no obstante la magnitud de los desembolsos asociados con el programa y los apremios fiscales de sucesivos gobiernos venezolanos. Por ejemplo, apenas CITGO pasó a ser de su propiedad única (1990), PDVSA negoció una serie de líneas de crédito y acuerdos de financiamiento que eran considerablemente más restrictivos en cuanto al pago de dividendos por parte de esta filial (sus pagos de dividendos se contrajeron de un promedio de 40 MMUSD por año para el período 1986–1990 a 13 MMUSD para el período 1990– 1995). Del mismo modo, todas las emisiones de bonos vinculadas al programa que PDVSA ha colocado en mercados internacionales de capital desde 1991 contienen cláusulas de restricción sobre la capacidad de sus filiales internacionales para declarar dividendos. La explicación de PDVSA en torno a lo exiguo de las remesas de utilidades de la internacionalización a Caracas nunca ha sido cuestionada, a pesar de que a lo largo de más de veinte años sus filiales extranjeras han declarado cientos de millones de dólares en dividendos a sus respectivas tenedoras de acciones. La mayoría de estas utilidades provino de las filiales de PDVSA en Estados Unidos, pero estos flujos no atrajeron impuestos de retención estadounidense porque, como ya se ha dicho, la ruta que transitaron para llegar a las Antillas Holandesas (de PDV America en Estados Unidos a PROPERNYN B.V. en Holanda a VENEDU en Curazao) fue pensada para aprovechar las oportunidades de optimización fiscal presentes en los tratados de doble tributación entre Estados Unidos y Holanda, por un lado, y Holanda y sus dependencias caribeñas, por el otro. Una vez concentrados en Curazao, estos flujos podrían haberse remitido a Venezuela (no necesariamente como dividendos) sin incurrir en impuestos de retención, bajo el amparo del tratado de doble tributación entre las Antillas Neerlandesas y Venezuela. Sin embargo, VENEDU optó por recircular los fondos hacia las filiales de PDVSA en el exterior, para así financiar la adquisición de nuevos activos de refinación, mercadeo y almacenamiento.

ALIANZAS  CON EL MERCADO INTERNACIONAL

 

La seguridad energética del mercado interno garantiza el suministro del inventario estratégico del país y la satisfacción de la demanda nacional con combustibles limpios, lubricantes, asfaltos y especialidades de calidad regional.

Image

          A través de la integración latinoamericana se busca consolidar el proyecto Petroamérica, el cual está compuesto por Petrosur, Petrocaribe y Petroandina. Este plan responde a una propuesta del Gobierno Bolivariano de Venezuela, en la lucha por lograr una distribución justa de la energía en pro del desarrollo igualitario de las naciones que forman parte del proyecto.

Image

         El cambio se pone hacia la captación de nuevos mercados y mejor beneficio de la demanda mundial de crudos. Para esto PDVSA se apoya en los convenios firmados con Europa y Asia, específicamente con China, Japón e India. Por otro lado se mantienen los mercados  tradicionales con el fin de valorizar nuestra base de recursos de crudos pesados y extra pesados.

Image

Otros clientes importantes que adquieren nuestro crudo como materia prima para su propio sistema son: Shell, Exxon, Conoco-Phillips, Chevron-Texaco, BP, Total y Repsol. También se incluyen empresas estatales como: Cupet, Refidonsa, Petrotim y Petrochina.

 

LOS PACTOS PETROLEROS CREADOS POR EL GOBIERNO

Venezuela ha celebrado decenas de pactos petroleros desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999, la mayor parte de ellos relacionados con la provisión de crudos a naciones comandadas por aliados del mandatario.

-Convenio con Cuba: Fue uno de los primeros acuerdos bilaterales firmados por Chávez. Comenzó en el 2000 con el envío de crudo venezolano a cambio de la prestación de servicios médicos y se fue ampliando hasta abarcar numerosos sectores de la economía, como la minería, el deporte y la electricidad. PDVSA reportó que en el 2011 Venezuela suministró 96.300 barriles por día (bpd) de crudo a Cuba, volumen que se ha mantenido estable pese a que la modernización de la refinería Cienfuegos, un proyecto binacional emprendido en la isla en el 2007, supondría una reducción de los envíos venezolanos. Tras varios refinanciamientos de la factura durante los primeros años del convenio, se pactó que Cuba pagara el petróleo con servicios que presta al Gobierno, principalmente asesorías y el trabajo de miles de profesionales que laboran en institutos oficiales o en los populares programas sociales de Chávez.

-Petrocaribe: Nacida en el 2005, esta iniciativa multilateral permite a 18 naciones de Centroamérica y el Caribe recibir petróleo venezolano mediante un laxo mecanismo de pago con dos años de gracia y financiamiento a largo plazo por 25 años de hasta 70% de la factura con un 2% de interés anual, dependiendo del precio del crudo. Entre el 2008 y el 2012, Petrocaribe le permitió a los países signatarios amortiguar el elevado costo de la importación de combustibles e incluso condonó parte de la deuda acumulada por países como Nicaragua y Haití, mientras Venezuela recibió diversos bienes y servicios a cambio. PDVSA envió en el 2011 un promedio de 95.000 barriles por día a las naciones adscritas, mientras que recibió bienes en intercambio por un valor de 493 millones de dólares.

-Acuerdo Energético de Caracas: Nació en el 2000 como una iniciativa de Chávez para proveer petróleo a los países de América Central y Sudamérica, pero no se activó sino hasta un lustro después con el envío de moderadas cantidades a países como Uruguay, Paraguay y Bolivia. Al igual que otros pactos, permite la compra de crudo bajo flexibles condiciones de financiamiento, a cambio de diversos bienes y servicios producidos por los países beneficiarios. Venezuela ha recibido ganado, alimentos y servicios tecnológicos en pago de los despachos petroleros.

- Fondos chinos: Caracas y Pekín, con la participación del Banco de Desarrollo Chino (BDC) y el venezolano Bandes, acordaron en el 2007 la constitución de un fondo rotatorio para financiar obras de infraestructura en el país sudamericano, en el que China aporta 4.000 millones de dólares y Venezuela 2.000 millones. El dinero chino se paga con crudo y fuel oil, por lo que PDVSA aparece como garante del mecanismo. Mientras este fondo se ha repuesto dos veces para sumar 12.000 millones de dólares en aportes chinos, ambas naciones acordaron en el 2010 una línea de crédito adicional por 20.000 millones de dólares, también pagadera con petróleo. Documentos oficiales filtrados el año pasado por la oposición revelaron que, al no cobrar las exportaciones a China ni poder reportarlas como parte de sus aportes al Estado, PDVSA debe lidiar con un significativo hueco fiscal en su presupuesto, que para el 2011 calculó en más de 18.000 millones de dólares.

- Convenio con Argentina: Se creó inicialmente con el objetivo de contribuir a aliviar la aguda crisis energética que atravesó Argentina a principios de la década pasada. Venezuela suministra a ese país alrededor de 25.000 bpd de diesel, que es destinado fundamentalmente a la operación del sistema eléctrico, y el Gobierno de Chávez recibe diversos bienes a cambio, principalmente alimentos. Este convenio ha permitido un dinámico comercio entre ambas naciones, que antes de la gestión de Chávez no era fructífero, incluyendo la construcción de buques tanqueros para PDVSA en astilleros argentinos y la participación de la venezolana en el mercado interno de combustibles de ese país.

 

- Intercambio con Ecuador: Venezuela y Ecuador acordaron en el 2007 e l intercambio de dos tipos de crudo ecuatoriano por derivados venezolanos, con el objetivo de eliminar intermediarios en la compra-venta de petróleo. Venezuela está recibiendo unos 60.000 bpd de crudo ecuatoriano y entrega un volumen variable de derivados a Ecuador, según dijo el gobierno venezolano en abril.

- Acuerdo de San José: Creado en la década de 1980, este convenio involucra el envío de crudo mexicano y venezolano a una docena de países de Centroamérica y el Caribe, pero en los últimos años Venezuela lo ha ido sustituyendo por Petrocaribe. No involucra descuentos o financiamiento directo, pero permite a empresas de los países proveedores contar con ventajas arancelarias en las naciones receptoras.

ASOCIACIONES CON OTRAS REFINERIAS

 

            El complejo esquema organizacional del sistema internacional de refinación y mercadeo de PDVSA. La administración de la internacionalización nominalmente estaba a cargo de la filial Interven, esta compañía en realidad nunca cumplió otra función que no fuera la de recopilar información y preparar estadísticas y reportes de desempeño financiero y operativo. La tarea de concentrar y distribuir recursos para gasto e inversión dentro del marco del programa, en cambio, corrió a cargo de estas dos compañías tenedoras de acciones hasta diciembre del año 2000 inclusive. Los respectivos domicilios de estas dos compañías hacían posible que PDVSA utilizara los diversos acuerdos de doble tributación suscritos por Holanda para evitar que los flujos financieros enviados a estas matrices remotas por sus filiales de refinación y mercadeo en el exterior de Venezuela pagaran impuestos de retención a los dividendos en las jurisdicciones donde fueron generados (en particular los Estados Unidos).

            En diciembre del año 2000, Venedu y Propernyn (al igual que PDV Holding Inc., domiciliada en Delaware), transfirieron todas sus acciones a PDVSA en Caracas, en anticipación de la liquidación de Venedu durante 2001. La disolución de esta empresa tenedora de acciones obedeció a tres motivos. En primer lugar, durante la segunda mitad de la década de los años noventas, PDVSA se hizo partícipe de diversos vehículos de financiamiento estructurado que hicieron redundantes las funciones de Venedu en tanto que ente concentrador y distribuidor de los flujos de caja generados por las empresas de PDVSA en el exterior. En segundo lugar, la firma de un tratado de doble tributación entre Estados Unidos y Venezuela hizo posible que otra parte de estas funciones se pudiera llevar a cabo directamente en los Estados Unidos por parte de PDV Holdings Inc. (y en Europa, de Propernyn B.V.). Finalmente, dividió a diversas reformas tanto al régimen fiscal de Curazao como al tratado de doble tributación Holanda-Aruba Antillas Neerlandesas, las compañías domiciliadas en las dependencias holandesas del Caribe han sido privadas de la facultad de acogerse a los acuerdos de doble tributación suscritos por Holanda y, por lo tanto, de las ventajas fiscales que esta facultad les confería.

Alianzas Estratégicas De Venezuela con Otras Refinerías:

  • Refinería Cienfuego.
  • Expansión de la Refinería Kingston.
  • Construcción de la Refinería Abreu y Lima.
  • Conversión de la Refinería La Taja.

CRITICAS DEL GOBIERNO A LA INTERNACIONALIZACION

En 1998, el presidente Chávez hizo patente su inconformidad con el hecho de

que, hasta ese momento, no se habían repatriado a Venezuela ganancias generadas en el marco del programa de internacionalización. El presidente giró instrucciones para que las filiales de la compañía en el exterior (especialmente CITGO) contribuyeran en algo a aliviar la crisis fiscal por la que atravesaba el gobierno venezolano a raíz del colapso en los precios internacionales del petróleo. De esta forma, en 1998 CITGO declaró 486 MMUSD en dividendos, cifra que excedía en 401 MMUSD a los dividendos totales declarados por esta filial durante los ocho años en los que PDVSA había sido su único accionista. En Venezuela, la opinión pública asumió, incorrectamente, que la totalidad de estos fondos ingresaría a las arcas del gobierno. En realidad, el destinatario de los dividendos fue la matriz inmediata de CITGO, PDV America, compañía que en ese mismo año fiscal declaró solamente 268 MMUSD en dividendos a su matriz, PDV Holding Inc. No está claro en qué medida este segundo monto se redujo aún más a su paso por PROPERNYN y luego por VENEDU, ni tampoco qué fracción del dividendo originalmente declarado por CITGO ingresó finalmente a Venezuela. Como se puede ver, el gobierno del presidente Chávez asumió una postura más exigente que la de sus predecesores respecto a las responsabilidades fiscales de las filiales internacionales de PDVSA. Sin embargo, aún si todos los flujos enviados a VENEDU se hubieran repatriado a Venezuela, el programa de internacionalización de todas maneras habría supuesto un cuantioso sacrificio fiscal de parte del gobierno venezolano, debido a la manera en que funciona el mecanismo de precios de transferencia entre PDVSA y sus filiales de refinación. Gracias a este mecanismo, las filiales de PDVSA en el exterior reciben crudo y productos a precios inferiores a los que prevalecen en el mercado abierto. Esto incide negativamente sobre el ingreso fiscal del gobierno porque, a raíz de un acuerdo inter-ministerial que data de 1985, las obligaciones fiscales derivadas de la exportación de petróleo venezolano (regalía e impuesto sobre la renta) se calculan a partir de los precios declarados por el contribuyente, sin que se haga ninguna distinción (como sucede en el resto del mundo) entre precios internos de transferencia y precios de mercado abierto.

Venta de Ruhr Oil

En el año 2010 Bajo el tí­tulo “Con la venta de Ruhr Oil Venezuela se desprende de un mal negocio”, PDVSA vendió a la compañía Rosneft la cual es la mayor petrolera rusa. Su participación de un 50% en el circuito alemán de refinerí­as Ruhr Oel, en el que estaba asociada a la británica BP, participación que PDVSA adquirió en Ruhr Oel GmbH a inicios de los años ochenta “en condiciones muy favorables, por un valor que según la petrolera venezolana “superó con creces” los 1.600 millones de dólares A esa suma, se le agregaron los inventarios de crudo existentes en sus instalaciones en el momento del cierre de la operación y las facturas pendientes por pagar”.

El presidente Hugo Chávez confirmó la operación durante una visita oficial a Moscú, “Nosotros estábamos buscando un socio estratégico para vender nuestra parte en esa refinerí­a. Bueno, ya se acordó con Rusia”, dijo Chávez en declaraciones a su llegada a la capital rusa, donde inició una gira que lo llevó desde Irán a Libia. El mandatario no dio detalles sobre el monto, condiciones o plazo de la operación. Venezuela habí­a negociado con Rusia durante meses la venta de su 22 por ciento en las cuatro refinerí­as, ubicadas en Alemania y con una capacidad conjunta de 1,04 millones de barriles por día, como parte de su plan de desinversión en activos “no estratégicos”.PDVSA tiene participación en refinerí­as de Estados Unidos, Alemania, Suecia y Escocia, pero pocas de ellas procesan crudo venezolano o rinden dividendos al paí­s, por lo que el Gobierno ha cuestionado la conveniencia de mantener esos activos.

 Desde el 2007, Venezuela ha vendido varios activos externos de PDVSA en Estados Unidos y el Caribe, reduciendo la presencia en sus mercados tradicionales e incrementando las multimillonarias nacionalizaciones en el sector nacional y los proyectos por construir en paí­ses aliados. La compañí­a afirmo que estas operaciones servirán para impulsar su plan de inversiones, que en el ejercicio 2010 superó los 16.000 millones de dólares, mientras lidia con una declinante producción petrolera y persistentes fallas en sus operaciones. Sin embargo, los crí­ticos de Chávez denuncian que el Gobierno utiliza los recursos estatales con fines polí­ticos, financiando programas sociales, gasto público y desventajosos acuerdos internacionales, y afirman que las actuales autoridades de PDVSA decidieron la venta debido a “una especie de angustia y desesperación por ver de dónde se saca dinero”.

Además, Venezuela enfrenta una creciente lista de indemnizaciones por pagar y juicios pendientes por la oleada de nacionalizaciones y expropiaciones que impulsa el mandatario para crear un Estado “socialista”.

Por el contrario, PDVSA añadió que al decidir la participación en Ruhr Oel GmbH el Gobierno del democristiano Luis Herrera Campins (1979-1984) aceptó que le fueran transferidas a la estatal unas “cuantiosas deudas” y que se le impusiera un millonario “plan de inversiones”, de lo cual tampoco ofreció cifras. “En 30 años (esa participación de Venezuela en Ruhr Oel GmbH) prácticamente no rindió ganancias al paí­s para recuperar las inversiones hechas, tampoco refinó ni un barril de petróleo pesado nacional, ni dio empleo a venezolanos”, añadió PDVSA. En el convenio original establecido por PDVSA y su entonces socia Veba Oil, las cuatro refinerí­as en Alemania debí­an procesar crudos pesados y extrapesados procedentes de Venezuela, pero “este objetivo no se cumplió”, agregó la estatal venezolana.

Conclusión

La Internacionalización, a permitido  que  PDVSA se  transformara  en el cuarto o quinto refinador más grande del mundo.  Sin embargo, la seguridad de colocación ha tenido una aportación muy limitada a las utilidades de PDVSA.  Los contratos de suministro con filiales en el exterior reducen la flexibilidad de la empresa, a veces severamente (ej.: necesidad de adquirir crudo para cumplir con compromisos de suministro. Asimismo, ha tenido que mantener algunos contratos de suministro muy onerosos, con el agravante de que la única manera en que PDVSA ha podido limitar los daños que se derivan de dichos contratos es la de llevar al 100 %  su participación accionaria en activos que la propia compañía admite han tenido una rentabilidad muy poco satisfactoria (los ejemplos más claro en este sentido son Uno-Ven y Lyondell). 

Gracias a la internacionalización, tanto las refinerías de PDVSA en el exterior como los socios extranjeros de la compañía han podido integrarse verticalmente hacia atrás, a un costo muy bajo y con unos beneficios tangibles muy grandes. Por otro lado, el principal beneficiario de las operaciones de mercadeo de CITGO parece haber sido el consumidor estadounidense de combustibles automotores, que es quien adquiere los productos que CITGO vende a precios extraordinariamente atractivos tan solo para asegurar el flujo continuo de crudo venezolano a través de las refinerías de PDVSA.

Para concluir, quisiéramos remarcar que este trabajo no pretende ser una investigación exhaustiva de la internacionalización, ya que se trata de un programa de envergadura y alcance tales que bien se le puede dedicar un libro de considerable extensión. Más bien, era abordar las que se nos antojaban como las interrogantes más apremiantes en torno al programa, sobre todo desde el punto de vista del gobierno venezolano. Consideramos que es mejor que cada uno de nosotros  llegue a sus propias conclusiones al respecto. Como dijo la novelista e historiadora escocesa Josephine Tey:: la verdad está en las cuentas, no en los cuentos.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: